Del tren al corazón

el

         Con los ojos cerrados una serie de imágenes pasan por tu mente: el  detalle de unos ojos marrones que cautivan; dos personas muestran su afecto sin parar… caminas hacia atrás… ¿Qué ves? De pronto la alarma, con su chillido particular, te despierta entre la oscuridad y la claridad sin saber si lo que viviste fue real o nunca existió.  Mientras das un corto paseo por la ciudad te instalas en los recuerdos:  una amistad,  un reencuentro. Rápidamente revisas el teléfono inteligente y en Facebook te enteras de que alguien que estudió contigo hace años está  “comprometido con”. Ummm, mejor guarda tu celular antes de entrar al Metro, por si acaso…

             Había tanta gente en la estación de Metro de Plaza Venezuela que sentías que una ola te llevaba hasta el vagón, pero una mirada te impulsaba a dejarte guiar. Ambos en la misma dirección sin importar empujones, groserías y malos olores. Tu sonrisa te delataba y era obvio que existía algo de complicidad. Intencionalmente nos acercamos hasta rozar tu mano con la mía, que temblaba en medio de ese vaivén por Sabana Grande, para afirmar con nervios y muchos latidos de por medio una sensación inexplicable. Llegamos a Chacaíto y apretaste mi mano como si quisieras decirme “Disfrútalo un rato más”. Mi curiosidad aumentaba y con valentía te pregunté la hora porque no traía reloj. Era la excusa adecuada para escuchar de tu boca: un cuarto para las ocho. Al salir de ese gentío en Chacao me seguiste hasta que intercambiamos números telefónicos. No sé qué pasó, pero cupido empezó a lanzar flechas… nos conocimos por mensajería instantánea, luego por videollamada que a veces se caía por tu conexión (¡tienes que reconocerlo!); días después te pedí el email, pero nunca se me ocurrió revisar tus demás redes sociales. ¿Qué raro, no? Por asuntos laborales dejamos de escribirnos y yo pensaba  – Cónchale, ¿tan mal la pasaste en el viaje? – . Por fin nos citamos en el centro comercial que está frente a tu casa. Ese día llovió muchísimo, pero no fue impedimento para empezar a conocernos. Y así fue por varias semanas, tiempo suficiente para entrar en tus rincones favoritos y que tú descubrieras los míos. Hasta que una noche, con frío maximizado y la distancia de las laptop, en un encuentro a través de las pantallas bendecimos el nuevo año que llegaría en las próximas horas… y de repente, con la seriedad que te caracteriza, hiciste una pregunta que no esperaba: -¿Qué quieres?- Mi respuesta fue: – Nada -, No pensé. No sé si me apresuré. Aún recuerdo ese 30 de diciembre, la casi madrugada del gran error.

           “No supe apreciar detalles, instantes de felicidad que no regresan. Es una manera de ser que transita las vías del corazón como si quisiera prevenir retrasos en el vagón de mi mente”. Fue lo escribí en mis redes sociales después de vivir esa pesadilla. Sé que cometí la peor falla: librarme de todo lo que pude aprender con esa experiencia. Quedo con la duda de saber qué más te gusta; qué te enfurece y qué te hace sonrojar. No me di tiempo. Ahora es solo es una ilusión. No más queda aprender a conectar mi mente a mis sentimientos para andar con seguridad en el camino al amor. Cuando llegue ese momento tendré la fortaleza que necesito para volver a empezar y hacer de la fantasía mi propia realidad.

Anuncios

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. morela dice:

    Hola vicente, escribes bien, espero leer mas escritos tuyos. te invito a que leas Secretos Revelados en http://www.wattpad.com/story/13377847-secretos-revelados y dejes tu comentario. Te deseo muchos exitos. xxxx 😉

    1. vicenteblo dice:

      Hola, Morela! Muchas gracias por tu opinion. Comence a leer “Fue a primera vista”. Dejo el link por si alguien lo quiere leer: – Capítulo 1″ #wattpad #misterio-suspenso http://t.co/hwVmCoEpxE

      Saludos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s