Almas que no se separan

        Había un olor muy particular en ese apartamento. Solamente ellos podían tenerlo presente. No fue una, sino varias las veces que se respiraba verdadera armonía en un hogar. María, la señora de la casa, de unos 59 años de edad, colaboraba en la cocina. No era muy buena realizando postres. Su…