Una verdad desconocida

          Carlos citó a Mariana en un cafe. Quería conversar con ella, no de trabajo, sino de su vida personal. Entusiasmada, ella llegó puntualmente a la cita, con una gran sonrisa que no tenía otro nombre sino alegría. Con el paso del tiempo ambos pidieron un cafecito con sabor a felicidad…